viernes, 19 de enero de 2007

Los Angeles pueden cambiar tu Vida de David G. Walker


Los Angeles pueden cambiar tu vida de David G. Walker


Sinopsis-Comentario de la Obra

El momento que nos ha tocado vivir no es nada fácil.
Casi todos estamos mal. Casi todos tenemos problemas. Nuestra salud renguea con diversos achaques. La relación de pareja es cada día más difícil, el trabajo más problemático y el futuro cada vez más incierto. Además, el dinero escasea.

Algunas veces, las dificultades pueden agobiarnos hasta el punto de hacernos perder el gusto por la vida. Tal era mi situación cuando fui consciente de los ángeles por primera vez. No deseaba vivir más. Sabía que nadie de fuera podría ayudarme y sabía también que carecía de las fuerzas necesarias para salir del hoyo por mí mismo.

Entonces, por casualidad, descubrí un método de autoayuda que no era tal, pero que funcionó de una manera milagrosa. Hizo que mi vida diera un vuelco de 180 grados y que las oscuras nubes que ensombrecían mi horizonte se fueran despejando, hasta que muy pronto, brilló de nuevo el sol. Y brilló con más fuerza de la que nunca antes tuviera.
El método fue muy simple, el esfuerzo mínimo – no estaba yo entonces para grandes esfuerzos – y el resultado, increíble.

Tomé conciencia de los ángeles del modo más casual. En un principio no creí mucho en ellos, pero tampoco fui totalmente escéptico. Supe que podemos pedir su ayuda y decidí ponerlos a prueba. Este fue el principio de una relación maravillosa que perdurará para siempre y que todos, absolutamente todos podemos iniciar cuando lo deseemos.

Y este es mi primer mensaje para ti, que me estás leyendo en este preciso momento: ¡No te dejes engañar! El mundo es mucho más amplio, más rico y más complejo de lo que captan tus sentidos. De hecho, ellos son como una estrecha rendija por la que apenas se divisa una minúscula parte de la realidad.

Vemos y sentimos lo que cae dentro de esa abertura, pero nada más. Esto es algo muy sabido, sin embargo lo olvidamos continuamente. Tus sentidos te dirán que estás solo, pero ello no es verdad. Son muchos los seres que te acompañan en este mismo instante. Aunque tus ojos no puedan verlos, aunque tu tacto no sienta su piel ni tu olfato su perfume, aunque tus oídos no escuchen sus pasos. Algunos de ellos pueden ayudarte a mejorar tu situación y les encantaría hacerlo.

Solamente tienes que pedírselo.

San Antonio, Texas Octubre de 1994

David G. Walker

Para bajarlo, Click aquí